Inicio  
  
  
   Omeprazol: Cuando el protector no protege
Medicamentos contra el dolor: efectos secundarios
 
Tu nombre :
Tu e-mail * :
Nombre del destinatario :
E-mail del destinatario * :
Tu mensaje :
*campo obligatorio
¡Tu mensaje ha sido enviado!

Omeprazol: Cuando el protector no protege

Desde hace unos años se sospecha que la cantidad de calcio absorbida por el cuerpo está claramente en relación con la acidez del estómago. De manera que, una disminución de la acidez gástrica (por menor secreción por parte de ácido por parte del estómago) podría ocasionar, incluso, la aparición de una osteoporosis.

Omeprazol: Cuando el protector no protege
© Thinkstock

Hemos de recordar que por osteoporosis entendemos la presencia de tal disminución en el calcio de los huesos, que éstos se vuelven más frágiles, más quebradizos. Evidentemente, esta situación comporta, a la larga (y no tan a largo plazo) la aparición de un mayor número de fracturas a todos los niveles; pero, en especial, en la cadera y la columna vertebral.

Comprobando la hipótesis

En 2006, y ante la sospecha que la baja secreción de ácido por parte del estómago (lo que en medicina denominamos hipoclorhidria) secundaria a la utilización de los Inhibidores de la Bomba de Protones (omeprazol, lansoprazol, pantoprazol y rabeprazol) pudiese afectar a la absorción de calcio procedente de la dieta, se realizó un estudio donde se analizó la relación entre la toma de estos medicamentos, y la aparición de fracturas de cadera.

Dicho estudio utilizó datos recogidos en la denominada General Practice Research Database (GPRD), una base de datos que incluye a más de nueve millones de individuos visitados a nivel de Atención Primaria.

Eligiendo los candidatos a estudio

No todos los individuos de la base de datos (más de nueve millones, como indicábamos) fueron estudiados en esta revisión. En realidad existían unos criterios de inclusión (haber tomado inhibidores de la bomba de protones al menos durante un año), y varios de exclusión:

  • Personas que llevasen menos de un año en la base de datos.
  • Que la persona tuviese menos de 50 años al entrar en la base de datos.
  • Que ya hubiese padecido anteriormente a entrar en la base de datos una fractura de la cadera (cosa que podría indicar cierta predisposición, y podría falsear los resultados del estudio).
  • Que hubiesen recibido antiácidos, pero que no los hubiesen realizado durante el tiempo estipulado en los protocolos (ya fuera por mala prescripción del médico, o bien por abandono del tratamiento por parte del paciente).

Y tras esta selección, quedaron “sólo” un millón ochocientas mil personas.

Los resultados del estudio

Se constató la aparición, durante el seguimiento, de 10.834 fracturas de cadera “nuevas”. De ellas, un 80% acontecieron en mujeres. La edad media de aparición de las fracturas fue de 77 años.

Tras repasar las diversas variables que pudieran explicar el resultado, llegaron a las siguientes conclusiones:

  • La utilización de IBP durante más de un año se asocia a un mayor riesgo de fractura de cadera.
  • A mayor duración y mayor dosis de IBP, mayor riesgo de fractura.
  • Esta relación, sin saber exactamente por qué, entre IBP y riesgo de fractura, es mayor en hombres que en mujeres.

La sobreutilización de los antiácidos

Los médicos no sabemos el motivo; pero la verdad es que es un medicamento prescrito en exceso. Hasta el punto que, cual si de un superhéroe se tratase, recibe el apelativo de “el protector”.

Es muy común entre la población que acude a las consultas, solicitar, junto a los medicamentos que creemos oportunos los médicos, “el protector”.

Omeprazol: Cuando el protector no protege - (siguiente) ►

Comentar
10/02/2012

Más información sobre este tema:


Newsletter


ciao

El test destacado

¿Sabes si sufres migrañas?

Test Salud y Bienestar

¿Sufres migrañas?